La Federación de Fútbol de los Estados Unidos suspendió todos los partidos.